BUSQUEDA
ARTICULOS
BLOGS
 
 
 
 
« Volver al Indice de Articulos
 
Relaciones Sexuales

Relaciones Sexuales

Cuando Dios creó a Adán y Eva, Él planeó la actividad sexual entre el hombre y la mujer. Esta idea perfecta existe desde la creación. Las relaciones sexuales son para aquel hombre y mujer que decidan unir sus vidas, un compromiso de por vida, que llamamos el matrimonio.
Cualquier actividad sexual fuera del matrimonio está fuera del diseño del Creador para el ser humano.
Dios puso este principio para guardar y protegernos del dolor de las consecuencias de las relaciones sexuales antes y fuera del matrimonio. Su idea es buena con nosotros. Él es un Dios de amor. Por este motivo nos puso principios para guiarnos y no los puso por un simple capricho de prohibirnos algo que aparenta bueno a nuestros ojos.
Las relaciones sexuales entre un hombre y una mujer casados, dentro de un margen de respeto, cuidado, protección y compromiso, son la expresión de amor más profunda entre los seres humanos.
Teniendo relaciones sexuales antes o fuera del matrimonio crea riesgos, como las enfermedades de transmisión sexual como también un embarazo no deseado y esto te deja el corazón dañado. La única manera de prevenir por completo estos problemas es no tener relaciones sexuales antes o fuera del matrimonio. A esto llamamos la abstinencia antes del matrimonio y la fidelidad en el matrimonio.
PREGUNTAS
1.¿Cuál es la edad correcta para tener relaciones sexuales?
No hablamos de edad sino de tiempo, y el tiempo correcto es dentro del matrimonio.

2.¿Por qué no a las relaciones sexuales?
No decimos NO a las relaciones sexuales. Fuimos creados de Dios con este regalo de poder tener relaciones sexuales, pero en su debido tiempo y lugar. Tiene objetivos fundamentales como el placer y la procreación, dentro de un tiempo establecido, es decir en el matrimonio.

3.¿Las relaciones sexuales son seguras antes del matrimonio?
Para que haya seguridad entre la pareja es necesario que haya compromiso de por vida como el matrimonio.
Piénsalo:
Las relaciones sexuales involucran tanto a tu cuerpo como a tus emociones.
La relación sexual es un acto tan íntimo que podemos decir que una parte tuya permanece con la otra persona y una parte del otro permanece contigo.
Nunca debes dejar que otras personas te presionen para tener relaciones sexuales.
Las Estadísticas muestran que las personas que no tuvieron relaciones sexuales antes del matrimonio tienen desarrollado mucho más la capacidad del autocontrol y por lo tanto no surge tanto índice de infidelidad en el matrimonio.
PRESIÓN EN LOS/LAS ADOLESCENTES
Los medios masivos de comunicación, mediante la publicidad con tinte erótico, hacen que los jóvenes (la sociedad en general) confundan lo bueno y puro por lo malo e incorrecto.
El hombre y la mujer son como tales desde su nacimiento y no necesitan de relaciones, precoces o irresponsables para ser más hombre o más mujer.
Se pone gran presión a los jóvenes para que sean iniciados sexualmente en una edad muy joven para así convertirse en un hombre real, o en una mujer que funcione con experiencia. Es una educación errónea que complica y trastorna la idea perfecta de una sexualidad especial.
Practicando la abstinencia sexual no tendrás que preocuparte de un embarazo fuera del matrimonio y la vergüenza al tener que decírselo a tus padres.
Practicando la abstinencia no tendrás que preocuparte de contraer, por vía sexual, el VIH y SIDA u otras infecciones o problemas de transmisión sexual.
Practicando la abstinencia, aprenderás a ejercer autocontrol que aumentará tu voluntad, fomenta el crecimiento de tu carácter y te sentirás mejor acerca de ti mismo cuando no cedes a las presiones que te rodean.
Practicando la abstinencia, sabrás con seguridad si de verdad te quieren o sólo quieren el placer que puede proporcionar tu cuerpo.
Practicando la abstinencia, podrás dirigir tus energías hacia actividades que ayudarán a tu desarrollo y madurez, como son: estudio, deportes, música, lectura, pintura, servicio a los necesitados, asociaciones juveniles, escolares o comunales, etc.
Piénsalo:
No creas que te estás perdiendo algo, al no tener relaciones sexuales antes del matrimonio, sino debes saber que te estás guardando para algo mejor.
Dios no es un aguafiestas cuando nos dice que las relaciones sexuales son para el matrimonio, sino que puso estas reglas para nuestra protección y verdadera felicidad.